¿qué sabe ud. de Ecología?

Para quienes viven en Argentina

"ENCUESTA"

y para los que viven en otros países

"ENCUESTA I"

Gracias por intervenir !

 


Residuos hospitalarios

Como preservar el medio ambiente

Nota del 6/9/1997
por Lic. Witold R. KOPYTYNSKI
Director de SIM

El reciente Decreto 403/97 de la Provincia de Buenos Aires, viene a modificar parcialmente y a actualizar el Decreto 450/94 reglamentario de la ley 11347, que regula la gestión de los residuos patogénicos. A este ordenamiento se suma lo dispuesto al mismo respecto por la ley nacional 24051; y la Resolución 349/94 del Ministerio de Salud.

En todos estos instrumentos se intenta definir básicamente tres cosas: qué son los residuos patogénicos; qué hacer con ellos; y quiénes son generadores de los mismos y por tanto deben estar registrados. Adicionalmente se establecen las condiciones para ser tratador u operador de estos residuos, y las condiciones para transportarlos si los tratamientos se efectúan en instalaciones externas a los sitios o establecimientos de generación.

El intento de definición, que equivale a establecer una clasificación de los residuos generados, introduce cierta confusión al decir que son patogénicos de tipo A (Dcto 403): aquelos asimilables a residuos domiciliarios. En las otras normas esta definición no se da taxativamente pero se hace una descripción que no es homogénea y por tanto agrega mayor confusión.

La legislación en este sentido debería ser homogénea en todas las jurisdicciones y para todas las autoridades de aplicación, y dar una sola definición y descripción de las diversas categorías de residuos y sus correspondientes características de peligrosidad.

Es necesario distinguir entre residuos hospitalarios, y residuos patogénicos. Los primeros son todos aquellos que se generan dentro de un establecimiento de salud, entre otros los patogénicos. Los segundos serán sólo aquellos que tienen como característica de peligrosidad su patogenicidad, es decir su capacidad de transmitir infecciones y enfermedades. Hay residuos hospitalarios cuya característica de peligrosidad es la de ser contaminantes, como son las sustancias químicas de laboratorios, radiología, o de talleres de mantenimiento.

De estas definiciones claras y homogéneas surgirá una mejor posibilidad de realizar un efectivo control de la generación y disposición de los residuos hopspitalarios, así como poder elegir la mejor solución tecnológicamente probada para el adecuado tratamiento a costos razonables.

En la legislación no se encuentra ninguna referencia a los residuos patogénicos líquidos, ni se establece necesidad de su segregación y tratamiento.

En zonas donde no hay colectoras cloacales, los efluentes líquidos de los estableciminetos de salud se convierten en una grave fuente de contaminación y propagación de enfermedades dado que contaminan la napa freática y los cursos superficiales. En esta zonas es además frecuente que la población extraiga agua de la primera napa.

El manejo adecuado de los diversos materiales de desecho es de vital importancia para la prevención, disminución y control de infecciones de los habitantes.

Generación de Residuos Hospitalarios

La cantidad de residuos sólidos generados en un establecimiento hospitalario es función de las actividades que en él se desarrollan y en consecuencia dependerá, entre otros factores, de la cantidad de servicios médicos ofrecidos en el establecimiento, del grado de complejidad de la atención prestada, del tamaño del hospital, de la proporción de los pacientes externos atendidos y de la dotación de personal.

Diariamente en la ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires se generan 100 toneladas de residuos patológicos sólidos. Un estudio realizado por SIM ha establecido que el índice de generación de residuos patogénicos mínimo en cada establecimiento de salud es de 1,5 Kg por cama y por día. El total de residuos hospitalarios, de diversas categorías, generado diariamente y expresado en las mismas unidades es de unos 6,5 a 8 Kg mínimo.

Esta cantidad de residuos provoca grandes riesgos de contaminación y contagio de las personas que eventualmente pueden manipularlos sin conocer su contenido; en ese sentido la capacitación del personal que trabaja en áreas donde se generan, clasifican y manipulan los residuos tiene por objeto prevenir y disminuir el riesgo de accidentes entre pacientes, personal de la salud y la comunidad.

La Organización Panamericana de la Salud define el residuo peligroso "como cualquier residuo o combinación de residuos que represente un peligro inmediato o potencial para la salud humana o para otros organismos vivos por ser dichos residuos no degradables o persistentes en la naturaleza porque pueden magnificarse biológicamente, o pueden ser letales o por cualquier otra forma puedan causar o tender a causar efectos acumulativos perjudiciales".

Por RESIDUOS PATOLOGICOS debe entenderse todo residuo, elemento material en estado sólido, semisólido, líquido o gaseoso que presenta características de toxicidad y actividad biológica que puedan afectar directa o indirectamente a los seres vivos y causar contaminación del suelo, el agua o la atmósfera.

Clasificación de Residuos Patológicos

  • elementos punzo-cortantes
  • materiales de diagnóstico y curación que contengan restos de sangre o fluidos corporales
  • sangre y fluidos corporales
  • restos orgánicos
  • equipos para perfundir soluciones
  • equipos para extraer o colectar fluidos
  • equipos y accesorios descartables
  • residuos químicos con actividad biológica
  • restos de comida de salas de aislamiento

Composición de los Residuos

Una de las características importantes de los residuos sólidos de hospitales es su heterogeneidad, característica que es consecuencia de la amplia gama de actividades complementarias a la atención médica que se desarrolla al interior de un hospital, todas las cuales, en mayor o menor grado, aportan residuos de diversas calidades.

La composición de los residuos sólidos hospitalarios puede establecerse de acuerdo a diferentes criterios de clasificación de componentes, según sea la utilidad que un determinado criterio de clasificación puede prestar en la resolución de un problema específico. Es así los diversos componentes pueden ser clasificados de acuerdo a su lugar de origen, a su combustibilidad, a su carácter orgánico, a su putrescibilidad, a su peligrosidad, o bien de acuerdo a los compuestos y elementos químicos que conforman los desechos.

Desde el punto de vista del manejo sanitario de los residuos sólidos hospitalarios interesa especialmente clasificar los desechos de acuerdo a su carácter infeccioso.

En rigor, un residuo, para ser considerado infeccioso, debe contener germenes patógenos en cantidad y con virulencia suficiente como para que la exposición de un huésped susceptible del residuo pueda dar lugar a una enfermedad infecciosa.

Por tanto ha de entenderse como RESIDUOS HOSPITALARIOS a las distintas variedades de desechos generados en establecimientos de salud, como consecuencia del funcionamiento de los mismos.

Habrá entonces residuos contaminantes, residuos inocuos (domiciliarios) y residuos patogénicos.

Los medicamentos vencidos son residuos contaminantes químicos; los residuos de las áreas administrativas son residuos inocuos (papeles, restos de embalajes, etc.); los residuos de áreas de manenimientos y talleres (aceites, grasas, pintura, adhesivos), lavado de vehículos (barros), etc., son residuos contaminantes con diversas características de peligrosidad.

Si el establecimiento posee su propio horno pirolítico entonces genera emisiones gaseosas contaminantes, que deben ser controladas, y efluentes líquidos del lavado de gases que también deben ser tratados puesto que son contaminantes.

Como ya se ha dicho los efluentes líquidos generados por la actividad médica propiamente y que posean la característica de infecciosidad deben ser colectados y tratados separadamente, antes de ser vertidos al exterior del establecimiento.

Esta rápida descripción apunta, además a considerar los distintos tipos de tratamientos existentes y la aplicación que tienen:

  • tratamiento tipo de residuos
  • pirólisis contaminantes químicos
  • trituración y esterilización patogénicos
  • recuperación de plata y líquidos de radiología
  • recuperación de combustibles aceites, grasas, pinturas
  • incineración de barros de lavado de vehículos
  • rellenos sanitarios inocuos

Prevenir la Contaminación y el Contagio

Hoy en día es imprescindible aplicar todas las medidas de prevención necesarias para evitar el contagio de infecciones -tanto endémicas como epidémicas- y de esta manera proteger la salud de la población.

En todo centro dedicado a la salud la esterilización y el acondicionamiento del material deben ser permanentes. Para ello se debe contar con personal capacitado - que debe actualizarse constantemente - y con la mejor tecnología disponible.

Hospitales, sanatorios y clínicas deben cumplir diversas normas para evitar cualquier riesgo. En esta tarea, en la que participan todos los servicios de los centros asistenciales, la esterilización ocupa un rol fundamental.

También es importante la eficiencia en el proceso de lavado de la ropa mediante la utilización de sistemas y equipamiento especializados de lavandería hospitalaria; con control sobre los métodos de recolección, lavado y distribución.

"Esterilidad es sinónimo de ausencia total de gérmenes viables: bacterias, sus esporas, virus y hongos, ausencias fundamentales para evitar la posibilidad de contraer enfermedades".

Actualmente, en también en el ámbito de la salud se maneja el concepto de calidad total, para lo cual es imprescindible contar con procesos validados tanto en el ámbito hospitalario como en el industrial.

Separación de los Residuos

La separación de algunas de las diferentes fracciones componentes de los residuos sólidos de hospitales en una práctica común en los establecimientos hospitalarios, si bien tal separación se realiza frecuentemente con el fin de disminuir los costos de manejo interno y externo de los residuos y no con el propósito de reducir los riesgos sanitarios asociados al manejo de las fracciones infecciosas o peligrosas en general.

La implantación de una práctica adecuada de separación en origen de las fracciones infecciosas y de otras fracciones peligrosas permite derivar el resto de los residuos hospitalarios hacia la recolección municipal, reservando los sistemas de manejo especiales sólo para aquella porción de residuos que realmente ofrece riesgos. Pese a las ventajas de la separación en origen de las fracciones peligrosas, no resulta fácil implementar este tipo de prácticas en los establecimientos hospitalarios.

Tratamiento y Disposición Final

En cuanto al volumen de generación de residuos patológicos en la Capital Federal, el estudio de SIM ya mencionado estima en 40 toneladas diarias, de las cuales reciben tratamiento adecuado tan sólo un 50%, es decir 20 Tn. Las restantes no reciben tratamiento alguno. Si se agrega el conurbano cercano, lindante con la Capital Federal, las mismas estimaciones hacen llegar la generación a 100 Tn/día de residuos patológicos.

En todo caso se hace evidente la necesidad de contar con una mayor oferta de servicios de descontaminación y tratamiento de residuos patológicos al tiempo que una adecuada formación de recursos humanos para la debida segregación en la fuente.

Desde el punto de vista sanitario eliminar los desechos hospitalarios sin tratamiento resulta absolutamente inaceptable, ya que implica someter a alto riesgo la salud de las personas y el medio ambiente.

A lo anterior debe agregarse que muy frecuentemente los residuos son dispuestos en basurales a cielo abierto en los cuales, por regla general, se practican actividades de recuperación de materiales sin ningún control, quedando las personas que se dedican a las actividades expuestas al contacto directo con material contaminado microbiológicamente.

Cabe destacar que el manejo deficiente de los residuos de hospitales no sólo puede crear situaciones de riesgo que amenacen la salud de la población hospitalaria -personal y pacientes-, sino también puede ser causa de situaciones de deterioro ambiental que trascienda los límites del recinto hospitalario.

De primordial importancia para abordar cualquier programa de control de las situaciones de riesgo derivadas del manejo inadecuado de los residuos sólidos de hospitales es caracterizar cualitativa y cuantitativamente el problema.

Ello permitirá dimensionar los espacios físicos necesarios para manejar los diferentes tipos de desechos, decidir acertadamente acerca de qué alternativas técnicas utilizar para el tratamiento de cada tipo de residuo, y seleccionar los equipos y dispositivos más convenientes para tal propósito.

La aplicación de las normas

Las normas anotadas al principio, en particular el Decreto 403/97, tienden a establecer un mecanismo de efectivo control sobre la generación y sobre los residuos efectivamente tratados.

Para cada establecimiento generador se puede determinar con bastante precisión la cantidad que genera (ver estudio de SIM), y compararla con la declarada en los manifiestos. Para los establecimientos operadores la cantidad contratada no puede superar la capacidad instalada.

La nueva reglamentación puede ser así una herramienta para constituir una eficaz base de datos que permita monitorear la gestión global de los residuos patogénicos.