¿qué sabe ud. de Ecología?

Para quienes viven en Argentina

"ENCUESTA"

y para los que viven en otros países

"ENCUESTA I"

Gracias por intervenir !

 


Los japoneses comienzan su campaña de captura de delfines

delfines

(6/10/00)

Los pescadores de Japón están a punto de comenzar la caza de delfines, un hecho que se repite cada año cuando se acerca el Otoño, pero que este año pudiera causar mayor controversia, sobre todo después de la protesta internacional contra la caza de ballenas que realiza el citado país.

La temporada de caza de delfines comenzó oficialmente el pasado Domingo en el pequeño puerto de Taiji, un importante puerto ballenero a 450 km de Tokio. Afortunadamente las condiciones del mar no permitieron la salida masiva de barcos hacia los lugares en los que cazan los delfines, de los que los pescadores de Taiji esperan capturar más de 2.400 ejemplares en esta nueva campaña, que finalizará en Abril.

Ambas cazas, la de ballenas y la de delfines, son una “tradición” milenaria para los japoneses. Pero a diferencia de la primera, que se justifica para la “investigación científica”, la segunda se realiza directamente para proveer de carne a los mercados especializados en su comercialización.

La caza, regulada según los japoneses por la Comisión Ballenera Internacional (IWC), no sólo se permite en el citado puerto, sino que existen otros muchos que también se lucran con este “negocio”. En total, según las cifras manejadas por los organismos de control japoneses, se capturan más de 17.000 delfines en cada campaña.

Japón, en vez de finalizar este hecho vergonzante, se escuda en sus “tradiciones” para seguir con el mismo. Añaden que no son los únicos que los cazan, afirmando que en diversas partes de Dinamarca también cazan delfines. Además, los Estados Unidos permiten la caza de 60 ballenas a los Inuit, ballenas que se encuentran dentro de la lista roja de las especies de mamíferos amenazados de extinción.

Como se puede ver no corren buenos tiempos para los delfines, que se ven amenazados por la contaminación del mar, las redes de arrastre, los inmensos cercos que capturan atunes y que de paso encierran a cientos de delfines, y por si fuera poco las campañas de caza de los japoneses.

Este mamífero de sonrisa enigmática tiene razones fundadas para cambiar este gesto, y fruncir el ceño cada vez que nos acerquemos a contemplarlo.